in

Terrence Malick el filósofo de Hollywood

foto de Terrence Malick, hollywood, filósofo, arbol de la vida 227adbb031e2a6f4c05de305a228a4e2 758x410 en Terrence Malick el filósofo de Hollywood

Son casos aislados aquellos en los que alguien reúne el coraje y la convicción suficientes para hacerle frente a lo establecido, y es aún menos común que salga bien librado. En el mundo del cine es fácil para un realizador quedar varado en las producciones convencionales de guiones genéricos cuyo éxito se reduce a grandes recaudaciones en taquilla; y no es ningún secreto que Hollywood vive de estas fórmulas probadas de negocio y que son muchos los que sacrifican su desarrollo artístico por reseñas positivas en IMDB y fajos de billetes. Ocasionalmente, con la suerte y la curiosidad necesarias, podemos encontrarnos con cineastas que han optado por el otro camino, cuyo desdén por el sistema se manifiesta a través de expresiones profundas y frescas, aunque generalmente criticadas e incomprendidas.

A algunos de ellos los podemos encontrar en la Nueva Ola Americana de mediados de los sesenta, que marcó un hito en la manera en que los estadounidenses trabajaban el cine: los estudios dejaron de tener el rol principal en el rodaje y éste pasó a manos de los directores que lo adoptaron con un carácter autoral. Una de las figuras principales del movimiento es Terrence Malick, por su distintiva estética y por la indiscutible calidad de su obra.

foto de Terrence Malick, hollywood, filósofo, arbol de la vida la 1489261642 q8p2m7ocp9 snap photo 1024x576 en Terrence Malick el filósofo de Hollywood

Procedente de un contexto familiar intrincado, su origen cristiano asirio de oriente medio, de una tradición religiosa muy arraigada y por el fantasma de las enfermedades mentales que llevaron a su hermano al suicidio, Malick se refugió en la filosofía, lo que lo llevó a estudiarla formalmente en Harvard, de donde se graduó en 1965 para después comenzar, en Oxford, un proyecto de tesis sobre los conceptos del mundo en Kierkegaard, Heidegger y Wittgenstein que no terminó. De regreso en Estados Unidos, “Terry” ejerció como catedrático en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y como periodista independiente. Fue desde esta época que las bases para su posterior trabajo fílmico se habían afincado.

Es 1969 el año en que el AFI (American Film Institute) le otorga el Máster en Bellas Artes e incursiona de lleno en el arte audiovisual. Terrence comienza participando como coautor en diversos guiones y tan sólo cuatro años después, en 1973, estrena su primer largometraje: Badlands; en donde retrata a un país en busca de su propia identidad, a la deriva, que oscila entre su pasado en ruinas y un futuro incierto, y que como lo dijo Melanie Y. Fu, escritora del personal de Harvard, mantendría su inconfundible estilo estético desde el principio, y siempre reflejando su gran interés por la filosofía.

foto de Terrence Malick, hollywood, filósofo, arbol de la vida Badlands 1024x577 en Terrence Malick el filósofo de Hollywood

Su segundo proyecto, Days of Heaven, es donde Malick termina por alejarse completamente de los cánones comerciales y da paso a una lírica inigualable, haciendo uso de la cámara de Néstor Almendros, que privilegió al filme con una soberbia fotografía natural, logrando una atmósfera bucólica sin igual. Su impecable trabajo les granjeó el premio a mejor director en Cannes y el Óscar a mejor fotografía.

Tuvieron que pasar veinte años para tenerlo de vuelta. Veinte años que pasó en Francia, en donde se casó con su primera esposa y durante los cuales, gracias a su espíritu sensible y apasionado, siguió madurando su arte. Podemos estar seguros de que regresó porque lo necesitaba, porque quería decir algo, y mientras, se aseguró de que cada fotograma transmitiera su excepcional visión sobre el universo.

foto de Terrence Malick, hollywood, filósofo, arbol de la vida the thin red line 10 1024x435 en Terrence Malick el filósofo de Hollywood

Siendo quizás uno de los directores más incomprendidos de Hollywood, sus recursos no apelan a la razón, no pretende ser entendido ni interpretado, pero es incisivo en su búsqueda por despertar la percepción y la intuición más primitivas. Su narrativa no se adapta a modelos lineales en donde la trama expone, explica y dirige la intención, sino que opta por elementos cinematográficos que nos aproximan a un estado de meditación y que son capaces de rozarnos con lo infinito, y es que justamente es éste uno de los temas recurrentes en su filmografía, cuyo lenguaje recurre a atmósferas visuales y contemplativas, exhibiendo así a la naturaleza, su poder, la forma humana en ella y nuestra insignificancia contrastada con el vasto misterio que nos envuelve. Es en ese impasible deseo por sublimar la realidad que yace su relación con la naturaleza y su esencia eterna, que escapa de los que intentan comprenderla y que ocasionalmente ofrece redención.

Algunos críticos han calificado su cine como silente, reconociendo que se trata de un silencio poético, de murmuro y de asombro, como una reverencia al tiempo y su corriente, como el creador de los misterios en los que se sumergen sus personajes, que se arrastran entre el flujo de su conciencia; y es con esa voz en off tan característica que nos deja percibirlo: ecos de la búsqueda de ese enigma que nunca se resuelve.

foto de Terrence Malick, hollywood, filósofo, arbol de la vida daysofheaven 1024x576 en Terrence Malick el filósofo de Hollywood

Acercamientos filosóficos, vuelta a lo natural, ausencia de discursos largos y linealidad en su narrativa, desenlaces amplios e irresolutorios y meditación metafísica, son muestra de la particular noción que el director tiene sobre el cine, al que ha acudido para cuestionar la verdad establecida. Terrence Malick está convencido de lo que decía Emerson, nuestra alma es inseparable de la del universo y su contenido es el mismo. Es un trascendentalista, y nos exhorta a que encontremos nuestro vínculo original con el mundo. Su manera de hacer cine es compleja, al igual que las ideas de las que parte, pero su obra es simple y bella, es por eso que no nos exige que la descifremos o la interpretemos, porque no esconde nada de nuestra vista. El arte de Malick no nos muestra los milagros de la naturaleza, sino que se basa en sus conceptos para llevarlo a cabo.

foto de Terrence Malick, hollywood, filósofo, arbol de la vida Knight of Cups 2015 Trailer screenshot 1024x576 en Terrence Malick el filósofo de Hollywood