in

Fantásticos ejemplos de la diferencia entre contratar a un profesional y contratar a un aficionado

Seguro que lo has oído mil veces “Pues tengo un amigo que me cobra más barato”. Este post es un homenaje a todos aquellos que han sufrido en sus carnes la dichosa frase. Cuando alguien te diga algo así muéstrales este post.

¿Aún no nos sigues en Twitter?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading…

¿Qué opinas de esto? Añade un comentario:

comentarios

35 traducciones horribles de títulos de películas

14 fotos antes y después de Photoshop