in ,

Bokeh. Qué es y cómo conseguirlo.

Aprende a interpretar y a crear el efecto bokeh

foto de sensores, objetivos, lentes, Cine, camara, bokeh 7 1 758x400 en Bokeh. Qué es y cómo conseguirlo.

Hay mucha teoría, fetichismo y filosofía escrita y hablada sobre el bokeh. Pero ¿Qué es el bokeh?. Pues no es más (ni menos) que un bonito efecto óptico generado por las lentes cuando los puntos luminosos y/o brillantes captados quedan desenfocados. En general, se produce este efecto al desenfocar la imagen de manera notable. Pero obtendremos el máximo esplendor del efecto cuando en la imagen existan luces y/o puntos brillantes.

En lineas generales, este efecto hace referencia a la calidad estética del desenfoque del objetivo usado. Es decir, que podemos elegir un objetivo u otro dependiendo de este efecto y no de otras características. Puede ser decisivo el cómo un objetivo consigue este efecto. Como dato curioso añadir que bokeh significa en japonés; desenfoque.

El efecto bokeh se consigue desenfoncando los puntos luminosos.

Si eres director de fotografía u operador de cámara te pueden pedir un tipo de bokeh para un plano concreto o un proyecto. Los parámetros más típicos, en cuánto a este efecto, son principalmente la forma, la textura y el tamaño del mismo. Luego vemos qué técnicas hemos de usar para controlar todo esto y más.

No me pondré demasiado técnico ahora, pero cuando un punto de luz (o punto brillante) atraviesa las lentes que conforman el sistema óptico de una cámara, ese punto queda reproducido sobre la superficie del sensor. Dependiendo de algunos factores ópticos importantes que luego veremos, ese punto de luz puede quedar notablemente desenfocado. Es entonces cuando toma unas características en su forma muy singulares. Ese desenfoque crea en el sensor de la cámara una zona de “confusión”.

 

foto de sensores, objetivos, lentes, Cine, camara, bokeh late night dining lagos 1 en Bokeh. Qué es y cómo conseguirlo.
El efecto bokeh

 

Así que, para obtener el efecto, a groso modo, hay que desenfocar parte de la imagen (o toda). Y los puntos más luminosos/brillantes (dentro de un rango) se convertirán en una bonita “distorsión” desenfocada llamada bokeh.

Cuestión de estética y de calidad del objetivo.

En la imagen anterior, todos los puntos brillantes (luces en general) de la imagen, se han convertido en puntos más grandes “desenfocados” con forma concreta y textura. Dependiendo de la intensidad y del color de cada punto de luz, obtendremos un efecto más o menos potente e interesante.

A continuación explico como lograr el efecto usando técnicas fotográficas como son el controlar la profundidad de campo, la distancia focal, la distorsión y aberración de las lentes, etc…

También vamos a ver cuánto aporta este efecto en lo que narrativa visual se refiere. Como directores o directores de fotografía, seguro que estamos interesados en lo que este estético efecto transmite a los espectadores.

#1 Detalles imprescindibles para lograr el bokeh

Como he apuntado en el texto inicial, lo más normal es que el bokeh forme parte del fondo de la imagen o fotografía. Aunque podría haber bokeh en el primer término de la foto si se quisiera. En esencia, es lo mismo, el bokeh no tiene el porqué formar parte solo del fondo o solo del primer término. Pero si que son imprescindibles algunos detalles para obtener un resultado óptimo.

Lo que está claro es que el bokeh no se consigue en la zona enfocada (parte de la imagen a foco). Aclarar también que la zona de la imagen 'a foco' es aquella que es técnicamente nítida. Es decir, es aquella zona en la que los elementos captados quedan reproducidos con los bordes y aristas definidas.

Algunos detalles son imprescindibles para lograr el efecto bokeh

Dicho esto, si el bokeh que buscamos en sí, son áreas y son puntos luminosos/brillantes desenfocados, pues entonces serán imprescindibles esos puntos luminosos. Cabrá situarlos en la zona en la que nos interese lograr el efecto. Normalmente tendremos que buscar y situar luces en el fondo. Quizás una ciudad lejana nos pueda valer.

Estos puntos o áreas -que en esencia son luces y brillos- y estos puntos luminosos, pueden tener o adoptar algún color. Para enriquecer el efecto quizás ayuden algunas luces de colores. Luces que por su lejanía, y por condiciones atmosféricas, podrían estar teñidas de algún color. Controlar estas luces y brillos hará que el resultado final sea más personalizado.

Pero lo normal, lo lógico, es que no controlemos estas luces. Debido a que suelen ser luces muy lejanas (luego veremos porqué) como son las luces de ciudad. Esas luces lejanas, por ende no serán nada controlables por nosotros.

Asi pues, será imprescindible tener un fondo con luces  (si son puntos luminosos lejanos, dan un mejor resultado).

#2 ¿Cuánto y cómo desenfocar?

Aunque existen fotografías muy interesantes que están totalmente desenfocadas a conciencia, lo más normal es que tengamos una zona a foco. Eso quiere decir, que deberíamos de tener un elemento enfocado y -generalmente- el fondo desenfocado. Échale un ojo a la imagen que encabeza este texto para entender lo que trato de explicar. Hay que enfocar una zona, pero también es necesario desenfocar otras.

De normal, en el fondo de la imagen es donde queremos plasmar el efecto bokeh. Siendo esto así, estamos hablando de profundidad de campo. Que es de forma resumida, la zona que queda enfocada entre el resto de zonas desenfocadas. Digamos que el primer termino de la foto quedará desenfocada, el fondo tambien, y entre medias de estas dos zonas obtenemos una zona nítida, enfocada.

¿Cuánto y cómo desenfocar?

Ese desenfoque y sus zonas las controlamos con la profundidad de campo. Cuanto menor sea, mas desenfoque obtendremos tanto por delante como por detrás de la zona nítida. Se da por hecho que el elemento principal lo tenemos situado en la zona nítida (enfocada).

Así pues, importante, hay que conseguir una profundidad de campo muy pequeña. Y para eso hemos de tener fijada en la cámara la apertura de diafragma mayor posible (menor numero f).

Podría ser necesario el uso de filtros ND en la cámara para poder abrir el diafragma algún punto más sin modificar las condiciones de luz. Con esta acción reduciríamos la profundidad de campo. Y ni que decir tiene, que hay que huir de la distancia hyperfocal si quieres desenfocar el fondo.

Resumiendo mucho, la hyperfocal es una distancia a la que fijar el aro de enfoque y obtener todo el fondo aceptablemente enfocado. Se usa mucho para fotografía de paisaje en la que queremos toda la imagen enfocada y nítida.

#3 Narrativa visual del bokeh

Bueno, como nos dedicamos principalmente al cine, seguro que estamos pensando en el significado visual del bokeh. Aquello que transmite al subconsciente del espectador nos interesa.

Pues el bokeh como tal no es especialmente narrativo, es más bien cuestión de estética. Embellece la imagen y acentua su valor artístico. Especialmente es usado con fines artísticos en fotografía.

Narrativa visual del bokeh

En cine, lo que es narrativa visual pura es la profundidad de campo, que sobre todo aísla al personaje de su entorno. Ya que comprime el campo visual que lanzamos al espectador. El bokeh, en lineas generales, hace que la imagen sea mas atractiva.

En la imagen de Harry Potter que acompaña a este texto, el bokeh es discreto y justito. Pero junto con la profundidad de campo, se consigue "apartar" a Potter del resto. El fondo carece de importancia o quizas, podría desviar la atención del espectador. Lo que nos importa aquí es la expresión de la cara de Potter. Desenfocar el fondo es la herramienta perfecta para centrar la mirada del espectador en su rostro.

Claro que el bokeh tiene textura y color, y con ello se pueden transmitir ciertas cosas. Así que este efecto de desenfoque, ademas de ser muy visual, puede ser narrativo. Dependerá del guión y de lo que el director interprete.

 

#4 Forma y textura del Bokeh

Aquí es donde como fotógrafos nos la jugamos. Un director o productor nos pedirá un bokeh concreto. Es posible que te pida un bokeh hexagonal, con una textura concreta y con los halos poco definidos y sutilmente brillante.

Bueno, no hay dolor, esto es fácil si sabes como funciona. Para empezar la forma del bokeh la da el diafragma (iris) de la cámara. Es decir, las cuchillas que forman el iris le darán la forma. Es lógico, el iris se interpone entre la luz antes del objetivo y el propio sensor.

Hay que decir ya, que si quieres un bokeh totalmente circular, es decir, que los puntos luminosos simples sean círculos puros, el diafragma ha de estar totalmente abierto para que las cuchillas del iris no corten y afecten a la forma del bokeh.

Si te piden una forma concreta, dependerá del iris y de sus cuchillas. Hay sistemas de iris con diferente número de cuchillas y con direfentes curvaturas, por lo que que cada sistema de iris te aportará un bokeh diferente.

Controla la forma y textura del bokeh

Has de buscar un objetivo que cumpla con lo que te piden o quieres (forma y numero de cuchillas del iris). A menos que sea totalmente circular, que ya sabes que has de tener el diafragma abierto del todo. Esto también depende de la forma y construcción del iris.

Y por otro lado, si quieres una solución económica, puedes abrir el diafragma y situar delante de la lente, una cartulina o carton negro con un agujero en el centro (simulando ser el iris) con la forma que desees recortada.

Es decir, si quieres un bokeh con forma de corazón, pues entonces mide el diámetro de tus lentes, corta un circulo a esa medida, de un material rígido como el cartón. Píntalo de negro y con unas tijeras recorta el centro del circulo en forma de corazón. Situa el invento junto a la lente principal.

Ojo, importante, según hagas de grande o pequeño el corazón (orificio) estarás manejando el diafragma. Ten en cuenta el tamaño, ya que ese corazón será tu apertura de diafragma. Haz pruebas.

La textura es aportada por la luz desenfocada

En cuanto a la textura, decir que es aportada por la luz desenfocada. En el caso de que te pidan una textura concreta, deberás de pensar en que las luces a desenfocar sean bombillas, tubos fluorescentes, neones, etc... Cada fuente de luz te dará una textura diferente.

En cuanto a los halos, va a depender de tus lentes, de la fuente de luz y del desenfoque elegido. Para eso has de controlar la profundidad de campo y testear diferentes marcas y modelos de ópticas. Hasta dar con una que te guste como desenfoca y como reproduce los bordes/halos de las luces convertidas en bokeh.

El tamaño del bokeh también va a depender del tamaño de la fuente de luz y del tamaño del desenfoque. Ese último tamaño lo controlamos con la profundidad de campo. Cuanta menos profundidad de campo tengamos, mayor tamaño del bokeh obtendremos. Pero cuidado porque todo es relativo, ya que también cuánto mas lejos estén las luces, más pequeñas se reproducirán en la imagen. Asi que, poca profundidad de campo, pero luces más lejanas, no harán que el tamaño aumente.

En este apartado es donde entra toda la filosofía sobre el bokeh. Para gustos, los colores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escrito por Vicente Porfilio

Vicente Porfilio

Director de fotografía, fotógrafo y diseñador de iluminación profesional. Profesor de "dirección de fotografía". E-Mail: [email protected]