in

9 consejos para tu primer cortometraje

foto de rodaje, Filmmaking, escuela, cortometraje, corto, Consejos, Cine, amateur LONE CHAIR en 9 consejos para tu primer cortometraje

El camino habitual del cineasta es hacer su primer cortometraje, que es donde los cineastas realmente llegan a la mayoría de edad. Aprender sobre cine cometiendo muchos errores ,grandes y pequeños, es quizás el sistema más eficaz para ir puliendo nuestra técnica. También es un viaje épico, al que después aguarda una valiosa recompensa. Habiendo pasado antes a través de momentos prósperos y adversos (estos últimos se dan con más abundancia) el cineasta aprende rápidamente que no es tan fácil hacer cine. Eso es bueno,contar sólo con unas pocas personas, un micrófono y una cámara pondrá a trabajar tu imaginación.

Hacer cine es difícil. Es difícil hacer una película buena, es difícil hacer una película promedio, e incluso es difícil hacer una terrible. Si no pregúntale a Tommy Wiseau.

A continuación, se presentan nueve consejos esenciales que te pueden ayudar como cineasta a preparar, producir y sobrellevar la difícil tarea de producir cortometrajes.

¿Qué esperas para comenzar tu recorrido?

#1 No tengas la cabeza en las nubes

Está bien plantearse grandes metas y tener grandes aspiraciones, pero lo peor que puedes hacer es entrar en el proceso de la realización con los ojos cerrados y con grandes expectativas. Tienes que ser realista. Tienes que permanecer en tierra. En el momento en que empieces a creer que tus proyectos se financiarán completamente al acercarse a inversionistas, familia,  los médicos locales o dentistas, por ya no hablar de productoras, es cuando te darás cuenta de que haber leído  ' He leído en un montón de libros de cine independientes es un mito.

Además, antes de que la producción empiece, no fantasees en que tu corto llegará a los Oscars o va a ser aceptado en prestigiosos festivales como Sundance, Austin y Cannes. De momento dedícate a acabar la película, porque eso es, de por sí, un logro importante. Desprecia los delirios de grandeza y la fantasía de que tu corto va a convertirte en una estrella y que los productores de Hollywood y críticos se tropezarán sobre sí mismos para proclamarte como el siguiente Quentin Tarantino. 

Permanece en tierra. Permanece auténtico. Los mejores cineastas están menos preocupados por sus fantasías y más preocupados por contar su historia de la mejor manera posible. Lo que está destinado a pasar más allá de eso, está fuera de tu control.

#2 Se responsable y consciente si haces crowdfunding

Los cineastas que tienen éxito obteniendo financiación a través de crowdfunding saben que es un trabajo de tiempo completo, es tragarse el orgullo y entrar en una espiral de desesperación.  

Necesitas estar demasiado activo en Facebook, Twitter y cualquier otro medio de red social. Serán de 30 a 40 días de interminables mensajes en Facebook, Tweets, y correos electrónicos, todos los cuales tienen que mendigar no sólo a extraños, sino principalmente a amigos, familiares y conocidos por un poco de dinero. Debes saber por adelantado que la comunicación en ese tiempo a través de redes sociales son innumerables solicitudes de dinero a gente y que todo el mundo lo sabrá cuando comiences a publicar y que además no se puede dejar de un día para otro hasta que hayas cumplido o superado la meta del dinero solicitado, porque recuerda que hasta no completar la meta, no recibirás nada del dinero que te han dado.

En el caso de que tengas suerte, recuerda que hay responsabilidades que deberás tener en cuenta si cumples tu meta. Con la mayoría de la financiación obtenida, tú has prometido ciertos paquetes en los que los inversores eligen poner su dinero - su nombre en los créditos, las copias de DVD, los carteles, las camisetas, y cualquier otra cosa que hayas podido prometer. Esas cosas cuestan dinero, por lo que necesitas estar seguro del presupuesto de antemano, no olvides que esto conlleva los gastos, el procesamiento y el envío. Mantén tu integridad y asegúrate de conocer tus responsabilidades de antemano porque no hay nada peor que tener que ir a tus patrocinadores para solicitar que apoyen aún más tu película "donando" sus recompensas para ahorrar costes y tener el dinero para la producción. Respeta a tus patrocinadores y recuerda que sin ellos tú no tendrías dinero para empezar a rodar.

#3 Haz audiciones

No necesitas personas que sean capaces de decir unas cuantas líneas, necesitas actores. 

Una cosa es usar a tus amigos y familiares,es decir, mano de obra gratuita para ayudarte con el equipo o el catering y otra cosa totalmente diferente es utilizarlos como actores. Una mala actuación matará a tu cortometraje en el momento en que aparezca en pantalla. El público puede oler a un actor malo a kilometros de distancia.

Tu casting, especialmente para tus protagonistas, será lo más importante al final . Puedes rodar una escena en un solo lugar y hacerla valer la pena a través de un buen acting. Un gran actor se ganará a la audiencia.

Así que ve a los grupos de teatro de las universidades locales y compañías de teatro. Encuentra las agencias de talento más cercanas que manejen presupuestos que puedas manejar y que tengan modelos y actores para anuncios prensa y publicidad. Pon anuncios en línea y carteles. Los actores vendrán. Vendrán de cerca y lejos si juegas bien tus cartas. Vendrán por la ocasión de actuar en un proyecto medianamente serio que les permita agregar a su curriculum vitae y reel.

Deberás ver todas las audiciones. Ver sólo dos actores para un papel protagonista no es suficiente. Y nunca se puede arreglar. Uno nunca se puede conformar con un actor, especialmente para un proyecto donde estás invirtiendo tiempo y dinero. Quien lo haga, sólo conseguirá  que el elenco dañe su producto, simple y llanamente. Así que has audiciones hasta que encuentres el actor o actriz correctos. El que no sólo lee las líneas, sino que se convierte en ese personaje ante tus ojos y te hace temblar las rodillas.

Finalmente, haz pruebas a tu equipo también. Tómate el tiempo para elegir a tu diseñador de sonido, tu editor, tu compositor y especialmente a tu director de fotografía. Examinar su forma de trabajo y presta especial atención a la forma en que actúan y se venden. ¿Pueden trabajar bien con contigo? ¿Puedes trabajar bien con ellos? Cuando te sientas cómodo con ellos y hables con ellos sobre su trabajo y sus pensamientos sobre el proyecto, lo que realmente estás haciendo es audicionarlos.

#4 Cuida tu proyecto

La iluminación, las lentes y el trabajo con la cámara son muy importantes en los cortos. Si puedes crear algo que parezca digno, estarás haciéndote a ti mismo y a tus actores un gran favor. Y sí, yo sé que algunos cineastas criticarán este hecho, pero en los cortos los elementos visuales son a veces más importantes que la profundidad de la historia. Recuerda que muchos guiones buenos de cortometrajes han sido subestimados por el valor de producción y su aspecto visual mediocre.

Así que encuentra los lugares más atractivos visualmente. Contrata o asóciate con  técnicos de iluminación y un cinematógrafo asombroso y si cuenta con buen equipo, mejor. Y si no lo hacen, dispón una buena cantidad de tu presupuesto en encontrar algo a través de empresas locales, estaciones de noticias, o universidades. Y si tu historia tiene efectos especiales, asegúrate de que realmente pueden ser visualmente dignos.

El cine es un medio visual. Haz que tu cortometraje sea digno de este medio.

Junto con las imágenes, preste especial atención a la calidad del sonido, que incluye la partitura musical. No hay nada peor que ver un corto que utiliza sólo el audio capturado de la cámara o una pista de audio de otra manera mediocre. Tener un sistema de audio y alguien que pueda ejecutarlo. Y hacer lo mejor para encontrar un compositor de cine con talento, porque la música es también tan vital para la experiencia cinematográfica y también puede ofrecer la trampa de llenar en momentos de transición y tranquilidad dentro de la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escrito por Teo Martínez

Teo Martínez

Cineasta mexicano con residencia en España. Idear, grabar, mostrar.